ZIKA, EMBARAZO Y VACACIONES

El Zika es un virus transmitido por mosquitos del género Aedes, los mismos responsables de la transmisión de Dengue, Chikungubya y Mayaro.

Para adquirir la infección, la persona debe ser picada por un mosquito infectado. El 80% de las personas que adquiere la infección por virus Zika, la cursa de manera asintomática, mientras que el 20% desarrolla un cuadro simil-dengue, con fiebre baja, rash maculopapular pruriginoso, dolores musculares y articulares, y conjuntivitis, pero , aunque se curse de manera asintomática, puede traer complicaciones fetales cuando es adquirido por una mujer embarazada.

El Zika puede transmitirse también, a través del semen, y puede permanecer en este durante más tiempo que en otros fluidos, como vaginal, urinario y sanguíneo, aunque se desconoce durante cuánto tiempo el líquido seminal puede ser infectivo luego de resuelta la infección.

Es una enfermedad de curso benigno que se autolimita y cura sin secuelas, hasta donde se conoce por el momento, EXCEPTO, en mujeres embarazadas, quiénes al adquirir la infección, pueden transmitirla al feto y producir complicaciones que en muchos casos pueden ser muy graves.

Se recomienda a las mujeres en edad fértil, que están planificando un embarazo en el futuro próximo, tienen posibilidad de estar embarazadas o lo están, NO viajar a áreas con circulación viral y lo mismo se recomienda a sus parejas masculinas.

Aquella mujer embarazada que viajó a un área con circulación viral y presenta un cuadro compatible con infección por Zika, debe consultar a su médico lo antes posible.

En el caso de los hombres que viajaron a áreas con circulación viral, se recomienda la utilización de preservativo en todas las relaciones sexuales hasta la finalización del embarazo, haya tenido síntomas o no.

No existe tratamiento específico para el virus Zika, por lo cual, la única herramienta con la que contamos es la prevención:

–          Evitar viajes a zonas con circulación viral.

–          Uso de repelente, utilizar ropas claras y que cubran la mayor parte del cuerpo.

–          Permanecer en areas con aire acondicionado o mosquiteros en las aberturas.

–          Utilización de preservativo por parte de aquellos hombres que estuvieron en áreas de riesgo o no tener relaciones sexuales durante el embarazo.

Ante cualquier duda, consultanos.

Dra. Fanny Cohen

Médica, Especialista en Infectología

Staff de Origen